Estudios que se realizan

Los colegas médicos, en sus distintas especialidades, son quienes determinan cuándo es necesaria la realización de un examen anatomopatológico y, dentro de los disponibles, cuál se aplica al caso específico. Los órganos, tejidos o células que se envían al consultorio reciben el nombre de muestra o material. En términos generales, los estudios que realizamos los dividimos de la siguiente manera:

Histológicos, también conocidos como histopatológicos o biopsias, incluye:

  1. Biopsia Incisional en la que el médico tratante envía solo una parte de la zona afectada.
  2. Biopsia Escisional. En este caso, se extrae por completo la masa o área comprometida. Habitualmente se requiere el estudio de los bordes de la resección para determinar que toda la lesión fue extraída con éxito y que no requiere nueva cirugía.
  3. Biopsia por punción aspirativa con aguja. Se utiliza principalmente en órganos sólidos conocidos también como parenquimatosos, tales como riñón. hígado, glándula mamaria, tiroides, entre otros. El calibre utilizado en la punción puede ser fino (Biopsia por  punción aspirativa con aguja fina – BAAF) o grueso (Biopsia por punción aspirativa con aguja gruesa – BAAG).
  4. Biopsia por congelación o intraoperatoria. A diferencia de los exámenes anteriores que se realizan en forma diferida, estas se hacen durante la cirugía (Biopsia Intraoperatoria) fin de dar el diagnóstico inmediatamente y permitir al cirujano el tratamiento adecuado. Se llama Congelación por utilizar anhídrido carbónico u otro refrigerante para permitir que la muestra sea cortada en un aparato denominado criostato e inmediatamente coloreada y analizada al microscopio.   No siempre es posible el diagnóstico intraoperatorio y en estos casos se difiere continuando el estudio como una biopsia diferida habitual.

 

Estudios Citológicos. Corresponde a los diferentes exámenes que se realizan directamente sobre las células del organismo las que se obtienen por exfoliación, punción, en líquidos corporales e improntas.

  1. Citología Ginecológica. Sin lugar a dudas, la más conocida es el llamado Pap o Citología Cervicovaginal. Otros estudios incluyen: Citología Endocervical. Citología Endometrial.
  2. Citología No Ginecológica. Comprende los siguientes exámenes:
    • Estudio citológico de líquidos
      • Provenientes de derrames en cavidades corporales. Son ejemplos el Líquido Pleural y el Líquido Ascítico.
      • De derrame mamario por Pezón ya sea espontáneo o a la expresión.
      • Estudio citológico de líquidos orgánicos.  Es el caso del esputo, la Orina y el Líquido Cefalorraquídeo.
    • Estudio citológico de material obtenido por lavado y cepillado. Suelen aplicarse a los aparatos respiratorio, digestivo y urinarios. Son ejemplos:
      • Lavado  y Cepillado Traqueal y  Bronquial.
      • Lavado Bronquioloalveolar (BAL).
      • Lavado y Cepillado Gastrointestinal.
      • Lavado vesical y ureteral.
    • Estudio citológico de material obtenido por punción aspirativa con aguja fina o PAAF. (Se realiza tanto en órganos y masas superficiales como en las profundamente localizadas en el interior del cuerpo humano. La mayoría de los casos se emplea la técnica de guiar la aguja para comprobar que la aguja alcanza la zona afectada mediante una endoscopía, una ecografía o una Tomografía (TAC). Son ejemplos la Glándula Mamaria, la Glándula Tiroides, las Glándulas Salivales, Sistema Nervioso Central, Hígado, Riñones, Masas Retroperitoneales, Masas Mediastinales, Ganglios Linfáticos, Tejido Óseo y Tejidos Bandos, entre otros.